10 consejos (que no logro seguir) para tener una casa organizada, sin ayuda (y con niños).

10 consejos (que no logro seguir) para tener una casa organizada, sin ayuda (y con niños).

Antes que nada quiero que sepan que estos consejos son los que creo que a mí me funcionarían en caso de aplicarlos (me cuesta mucho hacerlo) pero no quiere decir que sean una ley. Ni cerca de eso! Ni siquiera lo pretendo! Sólo pienso que al escribirlos puede que me ordenen aunque sea a mí misma. Y a ustedes capaz que alguno les sea útil. Y también espero recibir algún consejo!

Este año me tocó encararlo con dos niños y sin nada, nada, nada de ayuda en la casa. Lo que toca, toca. El primer mes fue el más difícil. Pero para nada tremendo. Me costó un poco, simplemente hasta que me acomodé con los chicos y el ritmo de la casa, y fundamentalmente hasta que me mentalicé del todo.

Hace rato que quiero escribir esta lista para lograr organizarme. Así que acá va:

  1. Quien madruga Dios lo ayuda. Este creo que es el único punto de los 10 que cumplo a rajatabla! Primero porque no me cuesta y me encanta la mañana, y segundo porque realmente lo creo así. Levantarse temprano, implica vestirse, tomar el desayuno y arrancar el día. No se acepta quedarse en pijama, tomar 3 cafés frente a la computadora o mirar el teléfono cada 10 segundos, que es lo que muchas veces hago y después cuando se me fue la mañana, me arrepiento. A la mañana funciono, y el día que la aprovecho hago tooooodoo lo de la casa para a la tarde dedicarme a cosas mucho más divertidas!
  2. Calendario semanal. Ja, ja, ja! Me río porque nunca logré hacer uno. Pero creo que me sería muy útil para ordenarme, tener un ritmo y no llegar al punto de un ataque de nervios por todas las cosas que se me acumularon en un mismo día y que No-Puedo-Dejar-De-Hacer. Igual más allá del Super Calendario Que Pretendo, y que hay que ser muy prolijo para poder seguir… creo que lo más importante es encontrar un momento para uno, y eso sí debe ser inamovible. Porque si uno está bien, se ve bien y se siente bien, el resto también lo estará.
  3. Flexibilidad ante todo. Esto sí qué lo cumplo seguido. Y por eso no logro cumplir con el punto anterior, soy demasiado flexible! Pero creo que es importante ser flexible porque muchísimas veces el día sale al revés de lo planeado y hay que estar preparado para aceptarlo y no frustrarse. Esto lo tuve que aprender a la fuerza. Por más que la vida en sí es así, los niños te cambian el rumbo del día bastante seguido, y cuando ellos cambian el rumbo, nos guste o no, la mayoría de las veces hay que resignarse.
  4. Lavar. Colgar. Doblar. Guardar. Esto debería hacerlo los 365 días del año para que sea perfecto. Por supuesto que estoy bastante lejos de eso. Trato, trato y TRATO. Pero la ropa se acumula y se ACUMULA. Hace poco tiempo me dí cuenta que la Ropa (con mayúscula) es un tema de por vida! Y simplemente tengo que aceptar que hay que lavarla, colgarla, doblarla y guardarla por el resto de mi vida… (estoy pensado seriamente en escribir un post dedicado especialmente a mi tema con la Ropa).
  5. Los chicos DEBEN ayudar. Estoy convencida que con o sin ayuda, los chicos deben ayudar. Desde chicos, muy chicos. Nada extraordinario: levantar su plato, si se sacan un suéter, campera, etc., dejarlo en el cuarto, juntar los juguetes, en fin. Los míos son chicos (3 años y 1 año y medio) pero A levanta su plato y JM trae la sal, por ejemplo. Y les encanta ayudar, les divierte y, por más poco que parezca, a mí me ayuda. Creo que es más mental que otra cosa (un plato menos que levantar, jaja!). Pero así no me siento tan sola en esta tediosa tarea del hogarrrr.
  6. Escuchar música. La música alegra el alma. Música fuerte, bailar, cantar. Es un energizante para encarar el día. Generalmente me olvido de poner música, pero las veces que lo hago me alegra el día y me da energía.
  7. ACTITUD, por sobre todas las cosas. Hace poco me mandaron un video por whatsapp de un español que habla sobre la actitud. Que no importa cómo es nuestra vida, lo que importa es cómo la vivimos. La actitud va a determinar la manera de caminar nuestra vida: positivamente o negativamente. La vida de por sí tiene sus altibajos, está en nosotros cómo atravesarlos! Así que eso trato, de ponerle ACTITUD al día a día!
  8. No mirar al vecino. Siempre la vida de los demás parece mejor que la propia. Simplemente porque no vivimos la vida del otro, y al no vivirla, no la conocemos y parece mejor. Hace un tiempo que dejé de mirar lo que hacen los demás, y empecé a disfrutar de lo que tengo. Este punto sí puedo decir que lo cumplo. Y en esos días malos cuando atino a mirar al vecino, y compararme (porque por supuesto que hay momentos que flaqueo), trato de valorar tooooodooo lo que tengo, y palparlo, hacerlo real, disfrutarlo. Y acá empalmo con el punto 9:
  9. Valorar lo que tenemos que es muchísimo. Aunque hay veces que no nos damos cuenta. Podría decirles que más o menos al mismo tiempo que traté de dejar de mirar al vecino, también aprendí a tratar de disfrutar de las cosas cotidianas de la vida: los abrazos, los besos, dormir en una cama acompañada (y que si Dios quiere y espero que así sea, será por muchos, muchos años), comer cosas ricas, un lindo llamado por teléfono, mirar por la ventana y ver verde, mis plantas, el sol que entra por la ventana a la hora de la siesta, las risas… en fin, miles de cosas. No es que antes no las veía, al contrario, las veía y apreciaba. Pero ahora es distinto, me cuesta mucho explicarlo, es como que ahora freno un segundo en ese mismísimo momento, y lo pienso: “qué suerte tengo”. Lo disfruto. Creo que esa sería la explicación: ahora freno. Y sigo.
  10. Darse gustitos que alegran el alma. Esto es necesario. Al menos en mi caso. Con chicos o sin chicos. Un café en el bar, una cervecita bien fría, una planta nueva (el otro día compré un mini Romero que me miró y me dijo: llevame), saltear el baño de los chicos (este es un gustito que me doy bastante seguido), no cocinar y pedir comida… gustitos que reconfortan en esos días más complicados.

 

Esto se está haciendo demasiado largo y no quiero aburrir! Espero que les haya gustado. Les recuerdo que esto es totalmente personal! Espero sus comentarios, si les pasa lo mismo, cómo hacen, y sus sabios consejos!

Adeus! Y muy muy muy buen fin de semana!