Cuando fui cocinera

Cuando fui cocinera

Hola! ¿Cómo arrancaron la semana? Por acá muy bien, salvo el tiempo! Que invierno más triste! Creo que no llego a contar 10 días lindos en todo el otoño y lo que va del invierno. Ayer cuando JP que es fanático de mirar el pronóstico (junto con mamá creo que son las dos personas que más miran el pronóstico), me dijo que esta semana iba a estar feo otra vez, me deprimí! ¿Donde estas Sol este año?

Hoy les voy a contar un poquito más de mí. Tengo un lado Cheff que alguna vez intenté desarrollar…, aunque no lo crean! Es verdad que en este momento me encuentro en una meseta a lo que se refiere la cocina. Me esta costando mucho, pero supongo que es esta etapa con los niños chicos. Y supongo que algún día volveré a tenerle más cariño a la cocina.

Cuando nació Agus, me encontraba trabajando en una agencia de viajes acá en Madariaga. Pero a los 6 meses de Agus renuncié, y decidí quedarme en casa. Y como no puedo con mi genio (evidentemente mi mente necesita hacer algo más), siempre me gustó la cocina y las tortas me salían bastante bien (o al menos eso creo), nació La cocina de Lulú.

 

Vendí muchas tortas y cosas ricas. Rogeles, Marquise, Lemon Pie, Cheese Cake, Tarta de Coco, Tarta de Frutilla, Chocotorta, Tarta de Manzanas, Torta Nuez… en fin un poco de todo! Llegue a hacer hasta 75 cupcakes de un día para el otro, y una cantidad importante de roscas de Pascua (que nunca había hecho).

 

 

Más o menos la cosa andaba. Pero Agustina empezó a moverse y demandar cada vez más, y la cocina se me hizo cada vez más difícil. Me estresaba muchísimo no poder a entregar los pedidos a tiempo. Vieron como es con chicos chicos, ellos manejan los tiempos, y sin ayuda me costaba organizarme con todo.

 

 

Así que pasó el verano y arrancar con la cocina otra vez se me estaba haciendo difícil. Y finalmente quedé embarazada otra vez, y las tortas llegaron a su fin. 

Todavía hoy, me siguen preguntando por las tortas… Pero no creo que vuelva a ese rubro!

 

 

 

Tengo las recetas dando vueltas por ahí, así que prometo compartirlas. Sólo me tengo que poner a cocinar cosas ricas otra vez… en casa esperan ansiosamente que lo haga! Jaja! Tenganme paciencia!!! Espero que me salgan igual a las fotos, me cuesta creer que estas cosas las hicieron mis manos.

Que tengan una buena semana!

Adeus!