Hoy, lunes. (POST MUY PERSONAL)

Hoy, lunes. (POST MUY PERSONAL)

Hoy, lunes, me tomé el día de otra manera. De otra manera pero no diferente. Hice lo mismo que hago siempre. El cambio fue por dentro. Estoy convencida que después de tantos días grises, lluvioso, y de encierro, el sol me da energía. Pero hoy es diferente, además de esa energía, me siento diferente porque decidí que así sería.

Últimamente llegan a mi por diferentes medios señales de que hay que tomarse la vida con simpleza. Cuanto más simple mejor. Cuanto menos tenés, mejor. Cuanto más soltás, mejor. Me di cuenta que no necesitamos mucho en este mundo. Sólo rodearnos de la gente que queremos y nos quiere, de las cosas que usamos y necesitamos. Cuanto menos, mejor. Lo que antes me parecía difícil, hoy me parece fácil. ¿Serán las lecciones que nos da la vida?

Hoy, lunes, sí que me puse filosófica! Y eso es muy raro en mí, porque no soy así. Pero me siento inspirada. Y sólo quería compartirles lo que me pasó. Es como que derrepente alguien me abrió los ojos y todo se vió más nítido.

Me levanté 7 menos cuarto, me bañé y tomé mi café. Se despertó Agus y hoy no tuvimos ni un sí ni un no para vestirse y tomar el desayuno. La llevé al jardín, me dio un beso y se quedó feliz como siempre. En casa de vuelta se despertó JM pero no lo escuché (mala señala) y cuando lo escuché ya era tarde, había sacado toda la ropa de la cómoda. Pero no me alteré, me reí. Puse el lavarropas (pila de ropa para lavar, tengo que aprovechar el sol). Limpié la casa, y milagrosamente JM se portó bien, me ayudó, jugó, no molestó. Hasta cuando limpié el  baño no hubo problemas! Y traté de no tocar el teléfono en toda la mañana… ¡eso sí que se siente liberador!

Nos subimos a la bici y salimos a hacer unas cosas, antes de ir a buscar a Agus al jardín. ¡El día no puede ser más lindo! No sé si exagero o simplemente es por la falta de sol de este año. Y acá estoy escribiendo. Son las 14.30hs. Y hoy no me siento cansada. Siempre, siempre, siempre a esta hora necesito acostarme, dormir por lo menos 10 minutos, pero hoy decidí que no iba a estar cansada. Estoy convencida que el cansancio es más mental que físico. Hoy me siento bien, más liviana. ¿Habré soltado algo?

Ayer me topé con un blog que se los recomiendo para leer: Sencillez Plena, y fue este blog el que me mostró algo que en el fondo ya me estaba pasando. Y lo que hoy hizo que me tomara el día de otra manera. Ojalá pueda tomarme la vida igual.

Pero, además, a esto se le sumó que ayer salió el sol después de muchos días de lluvia y  nos fuimos al campo. ¡Y todo estaba tan lindo! ¿Ya les dije que nuestro mayor sueño es vivir en el campo? Madariaga no es suficiente… jajaja! Nos gusta el campo. En el campo me encuentro conmigo misma, me recuerda a mi vida en el campo. Simple pero completa. No se necesita mucho para ser feliz.  

 

 

Hoy las cosas me salieron bien. No me puse nerviosa, no corrí (hasta me sobró tiempo), los chicos no me gritaron ni lloraron (yo tampoco grité), Agus me dijo te quiero, y JM dice “papá” y no dice “mamá” pero no me importa. Hoy disfruto de cada momento, y aprovecho cada segundo. Hoy es un día muy productivo en todos los sentidos. Y, ¡qué miedo me da estar tan profunda! No sé cómo terminará el día, pero tengo un buen pálpito.

Espero no haber aburrido con mi lunes filosófico y profundo… Jaja! Pero para levantarles el ánimo, pretendo que mi próximo post sea algo mucho más mundano y rico: la receta del Lemon Pie de Cuando fui cocinera.

Que tengan un muy buen lunes. Y una gran semana.

Adeus!