Mi cocina de azulejos negros

Mi cocina de azulejos negros

Hola!!! Ya estamos en Julio!

Hoy les muestro mi cocina… espero que les guste. Mi casa es alquilada, así que no tengo la libertad de hacer lo que realmente quiero, peeeeeroooo bueno, me las ingenio!

En octubre del año pasado nos mudamos. Vivíamos en un departamento muy lindo y cómodo, con flor de terraza con parrilla. Un primer piso, sólo escalera. El depto estaba muy bueno. Pero tengo que confesar que muchas veces me sentí presa. A mí me gusta el aire libre, el verde, el campo.

Sin siquiera tener planes de mudanza apareció la oportunidad y de un momento al otro nos estábamos mudando. Chau escalera, y hola jardín y cocina de azulejos negros!!!

Los azulejos negros eran como una patada al hígado para mí! Pero me sorprendieron. Jamás le pondría azulejos negros a mi cocina (soy fan del blanco y la luz), pero la verdad que ya no me parecen tan detestables… jaja!

Desde el día uno que pienso en qué hacer con esta cocina. Muchas ideas, Pinterest arde! Y JP suspira… él me da una mano enorme con la amoladora y taladro.  

La cocina no tenía mucho lugar para guardar, y yo acarreo toneladas de juegos de platos. Soy fanática y tengo para romper platos toda mi vida… Tengo tres juegos: uno para todos los días, uno un escalón más arriba (de este no saqué 12… sino dieciocho, sí: DIECIOCHO como para tener 10 hijos)… y por supuesto, mi adorado juego inglés! Lugar para tenerlos a mano no tengo, así que nunca los pude sacar de su estado de embalaje. Pero, hicimos estantes, JP los hizo y yo los pinté, y en unos de los estantes colgué mis jarros del juego inglés que adoro! Así no me olvido de que los tengo!

Es una cocina con comedor diario (la casa no tiene comedor), así que nuestra vida transcurre prácticamente ahí. Nuestra mesa de comedor pasó a un cuarto que hay afuera que usamos como depósito y nos compramos una mesa más chica para la cocina. JP hizo dos bancos para la mesa. No es que sea mi marido, pero en serio, en serio, en serio admiro cómo se da maña para hacerlo todo él. A veces le gusta hacer demasiado todo él… y así es como las cosas tardan años en terminarse. Pero los bancos fue algo excepcional… Se puso un fin de semana y listo! Yo, los pinté.

Me encantan los pizarrones. Sueño con anotar el menú del día, o una lista de cosas para hacer, pero sinceramente eso no me funciona, no lo hago, no lo cambio todos los días, o simplemente no sé qué voy a cocinar. De todas formas, como me encantan, hicimos uno para la cocina, de adorno, y escribo frases según me pinte.

Compré una plancha de fibrofácil de 4 mm aproximadamente, y la pinté con pintura de pizarrón. JP le hizo el marco, pero le costó un Perú! Y días mas tarde descubrí un lugar que vendían marcos usados. Les recomiendo comprar un marco que les guste y después comprar la plancha de fibrofácil de la medida del marco.

Al marco le tuve que poner masilla para madera porque no había quedado muy prolijo, después le di una mano de blanco para que el color verde agarrara bien. Usé esmalte blanco satinado al agua y acrílico color verde. Por último le di una mano de barniz para proteger el acrílico.

La cocina venía con un mueble que a mí particularmente no me gusta. PERO, no se sí me acostumbre o qué, pero a medida que pasa el tiempo lo quiero cada vez más. Me encantaría pintarlo y cambiarle los vidrios que tiene por unos transparentes… pero como el mueble no es mío, lo dejé así. Lo único que hice fue ponerle estos tiradores de colores.

Una de mis ideas era tener sillas de colores, pero al final como hicimos los bancos, las sillas quedaron en la nada. Sí me di el gusto con la sillita de comer de los chicos, que hace mil que la quería pintar. Elegí el colorado y la verdad que quedó impecable!

Todavía me falta añares para que sea una cocina Pinterest… pero bueno, igual cambió muchísimo de como era. Lástima que no tengo foto del antes!

 

Y? Les gustó? Que opinan de los azulejos negros? Y de la cocina?

Que empiecen la semana con todo!

Adeus!